convirtiendo un almacén en un estudio
No es fácil coger un enorme almacén en el que sistemáticamente se ha usado para acumular trastos (basura, principalmente) y convertirlo en un estudio bonito, luminoso y coqueto. Pero si lo consigues serás la envidia de todos. Aquí la propietaria decidió convertir esto en la nueva sede para sus oficinas. Una apuesta arriesgada.