¿Cuántas veces os ha pasado que queréis dar un nuevo estilo a la casa y no sabéis por dónde empezar? A veces nos estancamos en un estilo concreto o unos determinados colores que nos impiden ver más allá de lo que tenemos delante. Bien, este post pretende servir como fuente de inspiración para combinar colores un tanto atípicos en decoración pero que como veréis tienen resultados espectaculares. Leed atentamente y me contáis.

¿Amarillo? y gris

Sí, sí, he dicho amarillo. Muchos pensaréis que una decoración basada en el color amarillo puede resultar demasiado estridente y cansarnos con el tiempo… hasta que veáis estas imágenes.

Intexure Architects

Intexure Architects

Michelle Hinckley / Photo by Michelle Rasmussen

Michelle Hinckley / Photo by Michelle Rasmussen

modern-kitchen-with-open-floor-plan-in-grey-and-yellow

Chelsea Atelier Architect

Habitación con detalles y decoración en gris y amarillo

Un sofá amarillo en un salón decorado en gris.

El uso de un amarillo suave / pistacho combinado con un gris como estos da como resultado un ambiente elegante y sereno pero con un toque muy fresco y juvenil. Nuestro consejo es que juguéis con el amarillo en los detalles y complementos y utilicéis el gris para las zonas más extensas, como paredes y grandes superficies.

Más ejemplos de decoración con gris y amarillo.

Marrón y verde

El verde es uno de esos colores con muchos amantes pero también muchos detractores. En cambio, si nos decantamos por un tono hierba, más suave, o un esmeralda y lo acompañamos de tonos tierra y arena podemos conseguir ambientes luminosos a la vez que muy cálidos.

Aquí yo apostaría por una combinación de distintos tonos verdes para romper con la uniformidad y crear suaves contrastes.

Verde suave y tonos arena para un salón luminoso y acogedor.

Yaletown Loft by Maria Killam

Interior Design by id 810 design group / Photo by Alexander Johnson Photography

Interior Design by id 810 design group / Photo by Alexander Johnson Photography

Verde pistacho en contraste con marrón oscuro.

Rojo y turquesa

Esta combinación es más arriesgada pero resulta espectacular. Dos colores complementarios como el naranja y el azul crean una mezcla muy llamativa, juvenil y alegre. Aunque no es apta para todos los gustos y hogares ¡no me digáis que no os encanta!

Habitación con cabezal en turquesa y mesita de noche roja

betsy burnham

Una habitación muy juvenil con contrastes de rojo y turquesa

Niche Interiors / R. Brad Knipstein Photography

Con el naranja y el turquesa conseguimos estancias muy frescas y juveniles

Un salón muy luminoso en blanco, rojo y turquesa

Cojines con motivos en naranja y turquesa.

Violeta y oro

Aquí llega la reina del glamour. A la elegancia y profundidad de los tonos violáceos y morados se le une la sofisticación del dorado que, además, confiere un juego de luces y contrastes a esta pareja que nos enamora. Esta combinación en versión plata también queda sensacional.

Máxima sofisticación en violeta y dorado

Jessica-Haley

La elegancia de un salón púrpura con detalles dorados

Juego de contrastes con paredes violeta y sofá dorado

¿Qué combinación de colores os gusta más para vuestras casas? ¿Sois de los que arriesgan o de los que optan por colores más clásicos y tradicionales?

Fuentes

Decoist

Homemu

Popularidad: 2% [?]

Entradas relacionadas: