Pequeña pero contundente, podríamos añadir. Se trata de un apartamento en Nueva York, donde las cocinas tienden a ser especialmente pequeñas. Es sabido que los yankis son menos amigos de la cocina que lo que podemos llegar a ser los españoles. Tampoco son muy amigos de sentarse a la mesa más tiempo del estrictamente necesario para cumplir con la diaria tarea del comer. Vamos, que comen peor. Y eso se nota en la distribución que solemos encontrar en las casas de allí. Cocinas y comedores más pequeños y salones más grandes.
Aquí vemos un ejemplo. La cocina es poco más que una ratonera y el espacio para comer nos da una idea de lo poco que se emplean en las artes culinarias.
cocina americana pequeña antes

Pero nuestro protagonista quiere dejar de ser el americano tipo y dar el siguiente paso. Así que manos a la reforma.
Vemos el resultado:
cocina americana pequeña después

Eliminó completamente el muro para crear un espacio más digno para comer. Los armarios de madera de cerezo le dan un look clásico y elegante; electrodomésticos en acero inoxidable, encimera de granito, nuevos azulejos para suelo y paredes, y una super lámpara para darle el toque de distinción personal. Mucha personalidad para una cocina pequeña, ¿eh?
Total, incluidos mano de obra y materiales: 20.000 US$

Vía: realsimple

Popularidad: 31% [?]

Entradas relacionadas: